Ariadna Rulló

Ariadna Rulló nació el 13 de mayo de 1985 en el barrio de Horta en Barcelona.

Allí pasó sus dos primeros años de vida rodeada de amor y música. Su padre, Ton Rulló, la cuidaba mientras iba componiendo con una pianola vieja. Ya de muy pequeña le acompañaba con sus creaciones.

Más adelante, la familia se trasladó a Santa Eulàlia de Ronçana con sus abuelos. Un pueblecito donde encontró grandes amistades y donde se le despertó la pasión por los animales y la naturaleza.

Siempre llevaba con ella un cuaderno donde escribía sus pensamientos y sensaciones. A los 14 años, Ariadna compone la primera canción fruto de su obsesión con la luna. Podríamos decir que, a partir de ahí, comienza a combinar sus escritos con los 4 acordes de guitarra que le había enseñado su padre.

Hacia el año 2001, decide iniciar los estudios de batería y ritmo en la escuela Rock A Prop de Granollers, donde formó parte de su primer grupo de punk-rock como batería. En los últimos tiempos, se integra ya en varios grupos como cantante, acumulando así experiencia en el ámbito de la composición musical.

A los 20 años, sufre una crisis personal que la obliga a centrarse en sí misma y a ocuparse de su propia evolución. Es en ese momento cuando comienza a componer más seriamente.

En este periodo, Ariadna se adentra en el mundo de la electrónica y de los programas de edición musical gracias al apoyo y al amor de su amigo Arnau Vallvé, quien constituye un punto clave en su carrera.

A principios de 2009, se traslada a Barcelona donde combinará el yoga y la meditación con las colaboraciones con varios grupos de música, con los cuales compartirá sus creaciones. Sin embargo, no es hasta el año 2012 cuando empieza a producir su primer disco en manos de su amigo y maestro musical Jordi Pegenaute.